MENU

Villamalea, Vara de Rey y la cueva de los ángeles.


 

No podría haber un título más acertado para arrancar con la historia de Teresa y Germán, nuestros protagonistas de hoy, ya que fue precisamente en la cueva de los ángeles donde empezó todo para ellos, o por lo menos donde lo hizo de forma “oficial”

Tampoco podemos dejar de mencionar a Alba y Raquel, amigas en común de la pareja que me consta que mucho tuvieron que ver en como se desencadenaría todo!

Pero volvamos un momento a la cueva de los ángeles. Estamos hablando de un paraje natural que pertenece al término de Villamalea. Un cueva de unos siete metros de profundidad y cuyos alrededores, filtran y recogen el agua de la lluvia y es canalizado hasta el río Cabriel. Es un lugar casi mágico que cuenta con su propia leyenda, y que desde ahora suma otra historia más, siendo testigo del primer beso y de todo el amor que aún les queda por demostrar a Teresa y Germán.

Dicho paraje también nos sirvió de escenario como primera toma de contacto en nuestra sesión preboda, que desde luego fue de lo más acertado, sin tener mucho en cuenta el “ataque” de mosquitos que recibimos, que yo no sé… aquí en Valencia tenemos muchos por l’albufera, pero estos de Villamalea, son auténticos devoradores!! Aunque bien mereció la pena y conseguimos hacer un precioso reportaje, pero sobre todo, un hermoso recuerdo de lo que significa el lugar para nuestra pareja!

Después de esta corta presentación, ya podemos pasar a lo que fue el día de la boda.

 

 

La boda en Vara de Rey

A primera hora de la mañana, salimos mi compañero Juan Antonio y yo dirección Villamalea, a casa de los padres de Germán. Una vez en Villamalea, Juan Antonio, se quedó con Germán y su familia y yo seguí hasta Vara de Rey, donde nos esperaba Teresa y su familia arrancando un día de lo más emocionante.

Nada más llegar a la casa, ya te sientes “absorbido” por ese ambiente rural del entorno. Una casa enorme, toda decorada en piedra natural y a la que no le faltaba ningún detalle, aunque el verdadero corazón del hogar está en la familia que la habita, un potente “motor” que le daba a la vivienda toda la vida y emoción que podemos ver en las fotos.

Después nos dirigimos a la iglesia de Vara de Rey, donde se celebraría el matrimonio. Yo acudí junto con Teresa y su familia. Juan Antonio llegó junto a la familia de Germán y allí nos reunimos todos, también con la excelente pareja de videografos que conocimos ese día, Jaime y Cristina. (Un abrazo muy fuerte para los dos)

En un principio nos avisaron de que el párroco de la iglesia no era una persona a la que le gustasen mucho las fotos y que trabajásemos con cierta discreción. La verdad es que tuvimos total libertad de movimientos y pudimos captar momentos muy emotivos sin ningún tipo de problema o impedimento, cosa que agradecemos muchísimo!

Después de la ceremonia, a las bodegas a celebrarlo!!

A partir de ahí, ya se sabe… se acabaron los protocolos, todo el mundo a disfrutar de lo organizado durante mucho tiempo y mucho con cariño y nosotros a capturarlo en imágenes como habéis podido ver.

Muchas gracias por haber confiado en nosotros y nuestro trabajo y que seáis muy felices en adelante!

CERRAR