MENU

El Palmar.


 
 

Esta tarde he tenido la fortuna de conocer a Isa e Irene.

 

Habíamos quedado esta tarde los tres en el Palmar para hacer el reportaje y tengo que decir que me he llevado una grata sorpresa.

Yo disfruto como pocos de mi trabajo, me encanta lo que hago, pero esta vez, además tengo que decir que he disfrutado mucho también de la compañía.

 

 

La jornada se presentaba un poco “torcida” ya que habíamos quedado al atardecer para captar la puesta del sol en la albufera y nos salió el cielo nublado. Pero bueno, cambiamos un poco el plan inicial e interactuamos con el “atrezzo” natural del lugar y pienso que al final mereció la pena y salieron unas imágenes de lo más románticas.

Que los fotógrafos de boda somos una personas privilegiadas por nuestro trabajo no es una novedad.
Estamos en constante contacto con gente maravillosa, personas románticas, enamoradas y cargadas de buenas intenciones. Eso es algo que se contagia, o que por lo menos a mi, me llenan de un positivismo enorme.

En este caso, Isa e Irene, nos demuestran que el amor está MUY por encima del sexo, raza, religión o cualquier otra etiqueta que la gente trata de colgarnos a toda costa, mostrando sus sentimientos entre dos personas que realmente se quieren por encima de todo.

Desde aquí, un fuerte abrazo para las dos y desearos lo mejor en la vida!

 

CERRAR