MENU
MENU

Inma y Raúl

11 junio, 2016

Inma y Raúl en la reserva natural Hoces del Cabriel.


 

Nuevo reportaje de novios con Inma y Raúl que realizamos por la reserva natural de las Hoces del Cabriel.

 

Próximos al municipio conquense de Minglanilla y gracias al todoterreno que nos consiguió Raúl, nos adentramos en la reserva natural en busca del río Cabriel y zonas de montaña para empezar con el reportaje.

Para mi ha sido toda una experiencia, ya que tanto Inma como Raúl, son una pareja amante de la naturaleza y gracias a ello, hemos tenido acceso a unos parajes realmente bellos. Nuestro sacrificio nos costó llegar a cada localización, pero bien mereció la pena!

El Cabriel, es el principal afluente del río Júcar, tiene una longitud de 220 km. y pasa por las provincias de Teruel, Albacete, Cuenca y Valencia. Nace a los pies de la muela de San Juan en la comarca de Albarracín y se une al Júcar en la localidad valenciana de Cofrentes.
Se le llama “los ojos del Cabriel” a la zona del nacimiento, donde el agua brota de entre las piedras en diferentes puntos y crea una senda que nos lleva a un importante salto de agua vertical que varía su caudal dependiendo de la época del año. Una ruta senderista muy recomendable.

 

 

Nuestra ruta fue un tanto más “compleja” si cabe.

Empezamos subiendo un cresta de montaña que nos dejaba unas vistas del Cabriel “serpenteando” en su parte baja . Unas vistas realmente impresionantes desde allí!
Luego bajamos hasta el río, no sin hacer antes una parada en lo que se conoce como “la casa del ingeniero” Un proyecto fallido de dudosa legalidad que ahora ofrece unas vistas maravillosas, eso si, entre ruinas!

Finalmente llegamos a orillas del río. Túneles de montaña, puentes de hierro oxidados, y rinconcitos muuuuy especiales para la pareja pusieron punto y final a este rural preboda.

 

 

Os dejo el enlace al reportaje de bodas que se realizó 3 semanas después.

Reportaje anterior Siguiente reportaje
REPORTAJES RELACIONADOS
Benasque
15 abril, 2015
Altea
14 noviembre, 2016
l'albufera
26 mayo, 2016