MENU

Casas Altas – Casas Bajas


 

En esta ocasión, os traigo un resumen del reportaje de boda de Yolanda y Carlos.

La boda, se desarrolló en un ambiente rural, en los alrededores del Rincón de Ademuz, concretamente en las poblaciones de Casas Altas y Casas Bajas.

 

Empezamos el día en casa de Carlos, en Casas Bajas y como es habitual en nuestros reportajes, nos anticipamos a la hora de llegada para captar las primeras imágenes del novio antes de lo previsto!

La casa era alta, de dos pisos y muy luminosa, por lo que pudimos trabajar perfectamente y sin los agobios que aveces nos crean los espacios extremadamente cerrados.
Allí junto a sus padres, su hermana y su hijo, pasamos las primeras horas del día.

 

Más tarde, esta vez en Casas Altas, nos encontramos con Yolanda.
Lo primero que nos llamó la atención fue la decoración floral que habían preparado en la entrada de la casa. Más abajo podréis ver una imagen de lo que os digo.
El vestido, precioso por cierto, lo colgamos del balcón para fotografiarlo desde el exterior de la casa y así darle a la imagen el ambiente rural que se respiró durante toda la jornada.
Una vez vestida y lista para su gran día, cambiamos de casa para aprovechar las excelentes vistas que nos proporcionaba la terraza del la casa de su tío. Una verdadera sensación de paz y tranquilidad la que nos transmitía aquel lugar.

Ahora venía el momento más emocionante!!

 

 

Volvemos de nuevo a Casas Bajas, donde se había habilitado el lugar de la ceremonia.

En este punto quiero hacer especial mención al buen gusto y la idea original de como se programó la celebración.

Esta se desarrolló justo a orillas del Río Turia a su paso por Casas Bajas. Un emplazamiento bonito de por si, exclusivo, personal y muy romántico.

A esta gran idea hay que sumarle el excelente trabajo de coordinación, decoración y desarrollo de Anna Galbis, de wedding experience, que gracias a su talento y buen hacer, consiguió convertir una gran idea original, en un sueño hecho realidad para Yolanda y Carlos.

 

La ceremonia en si, independientemente del lugar, tuvo una gran carga emocional. Yo conocía a Yolanda y a Carlos de las entrevistas que hicimos y un poco de su historia reciente, pero durante la ceremonia y escuchando hablar a sus familiares durante esta, pude conocer un poco más de su historia y las dificultades que han tenido que pasar antes de llegar a este día, lo que lo hacen aún un día mucho más especial si cabe.

A partir de aquí ya fue todo muy fluido. Ya habíamos pasado los nervios de la ceremonia y ahora tocaba disfrutar plenamente del resto del día junto a familiares y amigos. No sin antes el “secuestro” de rigor donde aprovechamos para hacerle a la pareja un mini reportaje antes de volver de nuevo a Casas Altas, lugar donde por fin comenzaría el banquete y como no, el momento de celebrar por todo lo alto este gran día que fue para Yolanda y Carlos.

Por mi parte fue un enorme placer poder estar ahí para acompañar y contar esta extraordinaria historia a través del visor de mi cámara.
Muchas felicidades pareja!!

CERRAR